Licor de Crema de Arroz con Chufa

On:

Licor de crama de arroz con chufa.

Pocas cosas tenemos los valencianos más propias que el arroz, más tradicionales. Podemos decir incluso que nos identifica como pueblo.
En nuestras tierras llega al siglo VIII de la mano de los musulmanes. Los primeros testigos escritos que evidencian la presencia del arroz en tierras valencianas, aparecen después de la Reconquista. Jaime I atestigua la existencia de los arrozales en València en el libro del reparto donde reparte los testigos conquistados entre sus colaboradores en 1238. A lo largo de los siglos, el cultivo del arroz se reserva en las zonas pantanosas, húmedas, fértiles y a los marjales próximos a la Albufera, donde actualmente todavía continúa cultivándose. Así, este cereal se ha convertido en la base de la dieta mediterránea, de un pueblo, de unos hombres que trabajaban de sol a sol durante todo el proceso que este cultivo comportaba. Testigo muy claro de este hecho y que tenemos muy próximo es que en muchas familias valencianas los padres y los yayos contaron cuando fueron a la siembra o a la siega. Se formaban grupos de jornaleros para acudir a trabajar al arroz. Era gente de la Ribera, para nombrar una comarca, la nuestra, hombres valientes que recordaban como dentro del bancal con agua hasta la rodilla, barro, humedad, cubriéndose la cabeza con un sombrero de paja que los protegía de un sol de justicia, trabajaban y trabajaban para llevar un jornal a casa. Faja negra atada a la cintura y las mangas de la camisa muy arremangadas para poder sujetar la azada.
Todo esto se merece el arroz; blanco, puro, limpio... arroz bomba, noria, bahía, variedades que las mujeres con la mayor de las destrezas cocinaron y cocinaron. Arroz al horno, arroz con judías y nabos, arroz negro, arroz caldoso, paella... cualquier acompañamiento, el más exquisito de las comidas. Pero no solo comido, también bebido y puedo dar fe. Hace unos años, Salva Perepérez pensó que podría ser un buen homenaje a nuestra cultura y tradiciones valencianas y que además nos identifica como pueblo, elaborar una crema de arroz.
La crema de arroz 5 fanecades se convierte en poco de tiempo en uno de los licores más conocidos y significativos de todo nuestro territorio y fuera de este. El éxito es espectacular y todo el mundo conoce el “licor de crema de arroz 5 Fanecades”.
Actualmente continúa al mercado y con la misma aceptación aunque este hombre, un hombre demasiado emprendedor crea una gama de lo más diversa pero siempre con la crema de arroz como base. Y para continuar con aquello que es nuestro ha elaborado un licor de crema de arroz con chufa.
La chufa, este tubérculo de sabor inigualable llega a tierras valencianas en el siglo XIII también de la mano de la cultura islámica los cuales lo denominaban “leche de chufas”. Todos conozcamos la leyenda de Jaime I, que cuenta que una joven le dio a probar tan grande delícia por la cual quedó boquiabierto y de ahí la expresión “açò és or, xata”.
Actualmente se cultiva en 16 pueblos de l'Horta Norte de Valencia donde las condiciones climáticas permiten su cultivo; climas cálidos con una humedad relativa. Así que de la unión del arroz manera, mejor, con la máxima intención de homenajear nuestra tierra y nuestros cultivos autóctonos. Anegadas, tierra, chufa, arroz, cultivo, historia, tradiciones, pueblo labrador, adalid... conquista los mejores sabores del mundo y este es sin lugar a dudas el licor de crema de arroz con chufa 5 Fanecades.